Historia de un taxista cap 01

Era verano y estaba con el carro que tenía en ese momento un KIA Rio color blanco, haciendo mi servicio de taxi por el distrito de Miraflores, ciudad de Lima, cuando de repente una chica sumamente simpática levanta su mano sin duda pare y ella me pregunta cuanto una carrera al sur chico playa punta hermosa, una carrera de alrededor 50 km, me puse a pensar si era conveniente llevar a la señorita y le dije 60 soles hasta Miraflores incluyendo el peaje, sabiendo en mi cabeza que el precio era bajo pero todo era para que esta señorita aceptara la carrera. Ella me queda mirando y me dice tanto ¿55 soles que te parece?, a lo que yo le respondo 58 soles como mínimo y ella acepta y aborda.

Se siente en la parte de atrás y le pregunto si quiere que prenda el aire o si le pongo una emisora, a lo que ella me responde que le daba igual, con lo que prendo el aire y le pongo una emisora de música juvenil para que se sienta cómoda en lo que piensa a sonar una canción con la que ella reacciona de manera positiva, sigue así con un par de canciones en la tercera le comento que bueno que le haya gustado la música, si de verdad muy buena esa radio siempre tiene buenas canciones, a lo que le respondo que bueno que haya agradado me imagino que vas a una fiesta o discoteca, en lo que comenzamos conversar de buena manera todo iba bien, hasta que estábamos entrando por los pantanos una zona alejada y con poca luz, cuando de repente mi  aromatizador que tiene el carro que funciona 1 vez cada 2 horas para  mantener un buen ambiente, se activa y la señorita histérica me dice que he hecho con lo que le respondo tranquila solo es el aromatizador, ella me dice que se quiere bajar con lo que le respondo es muy oscuro y no la puedo dejar acá porque… y en eso abre la puerta y se tira.

Que paso porque se tiró la señorita yo le iba decir que íbamos a parar en el peaje porque acá es peligroso. Todo lo que había trabajado en ese día fue en vano termine en una comisaria al frente de los pantanos, Mateo, una zona no recomendable y con una denuncia de violación y agresión cuando no había hecho nada, luego que un carro que estaba atrás mio me cerrará y me encarará por una señorita que salto de la nada. Por eso les comento que, si ven una chica en la calle vestida para una fiesta, piénsenlo dos veces antes de subirla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *